Cargar un dispositivo nuevo durante varias horas antes de su primer uso o dejar que un celular se descargue por completo para aumentar su rendimiento, son prácticas que se han utilizado para ‘prolongar la vida útil’ de las baterías. A pesar de que algunas de estas fueron acertadas en el pasado, fabricantes de tecnología como realme, se han encargado de evolucionar las capacidades de las baterías, garantizando que, desde la propia fabricación, los equipos vengan calibrados y con un gestor inteligente de carga para asegurar la autonomía operativa.

Además de los avances en hardware y software, optimizar al máximo la productividad de los dispositivos, también depende del buen manejo que los usuarios le den. Por esto, realme aclara algunas de las teorías que se han popularizado con relación al cuidado y uso de los dispositivos móviles:

Cargar durante 24 horas antes de su primer uso

Cargar celular por 24 horas
Cargar celular por 24 horas

Debido al denominado “efecto memoria” de las baterías antiguas de níquel-hidruro, hace un tiempo era recurrente que los usuarios cargaran un celular nuevo durante 24 horas para adecuar la batería y asegurar su máxima capacidad. Sin embargo, smartphones actuales como los realme, cuentan con un gestor inteligente para proveer la carga necesaria cuando la batería lo requiere, por lo que sin importar el tiempo que dure conectado, el sistema de carga se desactiva una vez llega al 100%. Esto aplica tanto para la primera carga como para todas las posteriores.

Manipular el teléfono mientras esta conectado a un toma de corriente

Si bien fabricantes como realme cuentan con sistemas de refrigeración de fibra de carbono de última generación para evitar sobrecalentamientos, conectar un dispositivo a la fuente de poder, implica aumentar la temperatura de este, aún más si simultáneamente se están desarrollando actividades como jugar videojuegos o ver películas. Para que los usuarios y sus dispositivos estén seguros, es fundamental tener la garantía de estar adquiriendo un equipo certificado con estándares de seguridad y calidad, como la Serie 7 de realme, que cuentan con la Certificación de Alta Fiabilidad para teléfonos inteligentes de TÜV Rheinland.

De igual forma, la recomendación es no exceder el uso de los equipos mientras están conectados a la toma eléctrica pues la temperatura alta es uno de los factores que más afecta la vida útil de los circuitos del celular.

Dejar que el celular se descargue por completo

Dejar que la batería se descargue
Dejar que la batería se descargue

Con el mismo objetivo de que la batería no olvidara su máxima capacidad y tuviera un mayor rendimiento, años atrás era recurrente dejar que los dispositivos se descargaran por completo, para después cargarlo hasta el 100%, especialmente en su primer día de uso. Teniendo en cuenta que teléfonos modernos como los realme, están equipados con baterías de litio y no tienen memoria, no es necesario esperar a que se apaguen para cargarlos. Por el contrario, para evitar que las celdas de la batería se desgasten, lo recomendable es conectarlo cuando la carga se encuentra en el 20%.

Cargar el celular varias veces al día

Fabricantes como realme prevén que un usuario pueda conectar entre unas 10 mil y 20 mil veces su dispositivo a la energía, a lo largo de su vida útil, pero cargarlo varias veces durante cortos periodos de tiempo puede afectar los ciclos normales de la batería.

Con un dispositivo como el realme 7, las personas no tienen que preocuparse por quedarse sin batería en una situación o momento clave, pues con su enorme batería de 5000 mAh y protección de seguridad completa, soporta hasta 1 mes en espera, 48 horas de llamadas, 81 horas de música y 15 horas de películas, por lo que no será necesario depender de una toma de energía.

Para asegurar una experiencia segura y confiable, uno de los escenarios a los que los dispositivos de realme están expuestos durante el periodo de prueba, es la desconexión y conexión aproximadamente 100 mil veces para evidenciar la durabilidad de las conexiones del dispositivo al cargador y también la compatibilidad con los accesorios.

Realme ha dedicado gran parte de sus investigaciones al desarrollo de tecnologías que permitan disfrutar por más tiempo de los dispositivos, pero sin dejar de garantizar la total confiabilidad y seguridad para los usuarios. A partir de un amplio análisis sobre las dinámicas de consumo de los usuarios jóvenes, realme y TÜV Rheinland presentaron en el 2021, la Certificación de Alta Fiabilidad para teléfonos Inteligentes de TÜV Rheinland, basada en la experiencia del ciclo de vida inicial de 3 años. La compañía es la primera marca de smartphones del mundo en obtener esta certificación.